SeaSol Lucha en Contra de Jumbo Buffet

Marco trabajaba en un restaurante que se llama Jumbo Buffet en White Center durante 4 meses- había un exceso de trabajo una falta de sueldo.
Trabajaba 6 días por semana, por lo menos 10 horas por día, y ganaba solamente $60 por día. Jamás recibió ni horas extras pagadas ni descansos. Después de haberse puesto en contacto con SeaSol, decidió decirle a su patrón que no iba a seguir trabajando en condiciones tan deplorables. El 10 de marzo, 50 miembros de SeaSol entraron en Jumbo Buffet en apoyo de Marco, fue entonces cuando el salió de la cocina y le dejó saber a su patrón que no trabajaria ni un minuto más bajo de estas condiciones.Ahora él está de huelga, demandando que se le pague el sueldo que ellos le deben a él y también que todos los trabajadores de Jumbo reciban, por lo menos: el salario mínimo, horas extras pagadas, y el derecho de tener descansos.

Este conflicto se trata, además de la justicia para Marco, también de la justicia para todos los empleados de Jumbo. Otros que han trabajado en Jumbo ya nos han contactado sobre cómo les trataron cuando trabajaban en Jumbo y cuánto dinero todavía les deben a ellos. Ahora Marco y SeaSol empecemos difundir folletos, colgar carteles, y manifestándonos enfrente del buffet, informando a clientes potenciales sobre las prácticas tan injustas del restaurante.

La mayoría de la gente con quienes miembros de SeaSol han hablado enfrente del restaurante los domingos (el día mas ocupado para Jumbo) son
residentes de White Center que llegan para almorzar después de la iglesia. Estuvieron sorprendidos y angustiados al escuchar que su buffet favorito está robándole a su vecino el sueldo. En nuestra estimación aproximada, por lo menos 75% de los clientes potenciales se fueron inmediatamente después de escuchar la historia de Marco. Estuvieron contentos almorzando en otro restaurante. Hay mucho apoyo y solidaridad en esta comunidad, tenemos pocas dudas que con su ayuda Jumbo Buffet estará forzado a cambiar sus prácticas si se quiere quedar abierto. Por favor contáctenos para aprender más y como ud. puede ayudar a Marco y a SeaSol en esta y otras campañas.

Victoria de SeaSol sobre patrón codicioso y sueldo-ladrón

La campaña de acción directa llevada por la red de solidaridad de Seattle finalmente convenció al patrón ladrón Eric Galanti pagar a Lucio su sueldo ya retenido un largo tiempo. Lucio era cocinero en Admiral Pub en West Seattle; cuando Lucio fue deportado a México, Galanti aprovechó la situación y retuvo el ultimo cheque de Lucio. Pero con el apoyo de la familia de Lucio aquí en Seattle, SeaSol luchó para el pago de Lucio.

En los fines de augusto, un miembro de SeaSol, Luis, nos comentó que su tío, Lucio, estuvo detenido por la migra y estuvo por ser deportado. Ademas, su patrón, Eric Galanti, rechazó pagar el ultimo pago a Lucio. No fue solamente injusto el robo del sueldo; ahora Lucio iba llegar en Tijuana sin dinero para la comida ni el transporte a su pueblo. Poco después, Lucio sí fue deportado a México. Amigos le ayudaron con el dinero para el viaje, y Luis con otros SeaSoleros se pusieron trabajar en la lucha larga para recuperar su sueldo robado.

El 19 de septiembre 2012, alrededor de 30 miembros de SeaSol entraron en Admiral Pub en West Seattle. SeaSol entregó una carta demandando que Galanti pague el sueldo retenido injustamente dentro de las dos próximas semanas. Galanti no pagó, y SeaSol se puso a luchar, difundiendo la palabra, dejando a todo Seattle saber sobre el maltratamiento. Siguieron meses de manifestaciones en Admiral Pub. En enero, SeaSol y Luis trajimos la lucha a otro bar que Galanti tiene, Bourbon Jack’s en Kent.

No fue lo mismo Galanti, orgulloso y terco, que se reunió con SeaSoleros y un miembro de la familia de Lucio en un Taco Bell en Kent un viernes en la noche, para negociar y rendirse. En lugar de eso había el dueño de dos bares que habían visto cuatro manifestaciones de trompa-tocando, letrero-agitando, canto-cantando, papelitos-a-los-clientes-dando, y ganancia-debilitando en solamente las tres semanas pasadas. Esa noche Galanti se dio por vencido. El ya tuvo meses de rechazar, regatear, quejarse, y mentir pero en el fin escribió el cheque a un de los familiares de Lucio por todo el dinero que Lucio había ganado.

La acción directa limpia a la suciedad de propietaria

Aquí esta la historia de una lucha que ganemos recientemente, en las palabras de Wendy:

Mi novio y yo, los dos tenemos mucho tiempo como miembros y organizadores en SeaSol, nos mudamos a nuestro apartamento en el Central District en junio del año pasado. Después como un mes de vivir allí nos empezamos dar cuenta que había un crecimiento de moho en la unidad. Mandemos un correo electrónico a la propietaria (quien es ejecutiva de nivel alto en Starbucks) quien sugirió dejar abierta la ventana cuando tomamos una ducha y limpiarlo con cloro. El moho seguía creciendo a pesar de este “tratamiento.” Cada vez que lo limpiamos se creció otra vez con mas intensidad. Aun peor, yo experimentaba el mareo y tenia muy poca energía, especialmente después que limpie el moho.

Cuando la infestación de moho siguió empeorándose, mi novio se puso enfermo con un fiebre de bajo grado, su lengua se puso blanca, y su doctor lo escribió una recomendación que el se vaya del apartamento lo mas pronto posible. Nuestro perrito desarrolló alergias que causaron ulceras abiertas en sus piernas y infecciones del oído también, lo tuvimos que llevar al veterinario. Se puso bien claro que ya no estuvo seguro quedarnos en el apartamento y después de estar afuera de la unidad unos días todos los síntomas, incluso las alergias del perrito, se empezaron mejorar. En el apartamento, nuestra propietaria rechazó consultar con una especialista de moho o hacer un intento serio de quitarlo.

Comentamos a la propietaria que no se puede vivir en el apartamento y saquemos todas nuestras cosas el 18 de diciembre. En repuesta, ella insistió que estábamos rompiendo el contrato y nos amenazó llevar en pleito por “malgasto.” Ella rechazó volver mas de $400 de los $1000 en el deposito. Mientras, estuvimos en aprietos a juntar el dinero para mudarnos a un apartamento nuevo. Llamemos a SeaSol.

SeaSol votó a apoyarnos en una campaña de acción directa demandando que nuestra propietaria anterior vuelva los $600 que faltaban de nuestro deposito. Arreglemos una muestra falsa de una de sus propiedades y planeamos presentar en masa una carta afuera de la casa que demanda que ella vuelva nuestro deposito robado. En la piña antes de la acción, alrededor de mi, en apoyo, habían como 40 personas.

Fuimos hacia la esquina donde nuestra propietaria anterior esperaba reunirse con “Sarah,” una inquilina falsa. Habían como 40 de nosotros marchando por medio de la calle. Cuando nos acercamos a ella y dos inquilinos potenciales ellos intentaron evitar el grupo grande y silente pero yo di un paso adelante, con la carta en mi mano y dije su nombre. Rápidamente, y cuando los inquilinos todavía estaban escuchando, le explique que la carta “se trata de los $600 de nuestro deposito que fueron quitados.” Ella estuvo rodeada por los 40 SeaSoleros, todos intensivamente silentes y serios. Ella se tomó la carta y dijo, en la manera mas profesionalmente posible, que la iba leer mas tarde, y correteó a su BMW. Desafortunadamente para ella, estuvo estacionada en una calle sin salida y la experiencia no se acabó hasta que arrancó el coche, se dio una vuelta, y pasó entre nosotros mirando y grabando vídeo. Cuando ella ya se fue de la vista nosotros estallamos en aplauso y gritos. Yo me sentí una oleada de empoderamiento sin precedentes.

En 10 días nuestra propietaria nos mandó un correo electrónico para decir que quiso pagar los $600. Aparentemente no quiso enfrentarse con la posibilidad del mismo grupo de 40 personas haciendo mas acciones en el futuro. Muchísimas gracias a todos quienes nos apoyaron.

¡Solidaridad siempre!

Inquilinos ganan contra propietario terrible en Burien

Miembros SeaSol y simpatizantes puedan estar interesados ​​en aprender acerca de una reciente campaña que acaba de terminar (por el momento al menos). A pesar de que no terminó incluyendo cualesquiera acciones de masas dramáticos, sigue siendo un ejemplo inspirador de la gente de la clase trabajadora que se reúnen y la obtención de resultados, y cómo nosotros, como una red de solidaridad puede ayudar a que esto suceda.

En noviembre, los miembros SeaSol haciendo rutina de divulgación de puerta a puerta tuvieron algunas conversaciones muy interesantes con los inquilinos en Árbol Estelar” Apartamentos (no su nombre real) de Burien. Algunos inquilinos habían estado viviendo durante meses, incluso años, sin un refrigerador de trabajo. Otros describieron las plagas de cucarachas que el propietario estaba ignorando, a pesar de las quejas. El ascensor estaba fuera de servicio durante meses. Asignados plazas de aparcamiento de los inquilinos, que habían sido parte del acuerdo que se incluyó en su renta mensual, se habían quitado sin causa aparente, y el propietario fue el cobro de tarifas adicionales fuertes para el estacionamiento garantizado en otra de sus propiedades cercanas. Algunas unidades se habían inundado de agua que baja por el techo, y una de las víctimas, una madre trabajadora recientemente desalojadas de dos, estaba siendo demandado por el propietario por los daños causados ​​por la inundación, la que claramente no había causado.

Nos reunimos los contactos y establecer reuniones individuales con los inquilinos que parecían más interesados ​​en la adopción de medidas. Se describen en detalle emocional cómo las condiciones de vida deficientes estaban afectando a sus vidas y sus familias. Le explicamos cómo SeaSol combate trabajo y discutimos cómo un esfuerzo de grupo organizador podría encajar en eso, y cómo ellos y sus vecinos podría ser capaz de organizarse para que nadie inquilino podría fácilmente ser señalado por las represalias.

Hemos organizado una serie de reuniones de grupos donde los inquilinos se reunieron entre sí, a menudo por primera vez, hicimos una lista de agravios, y discutimos cómo podemos luchar contra el arrendador juntos si no se resolvieron. A finales de enero, alrededor de la mitad de los inquilinos del edificio había añadido sus nombres a las demandas.

Estos esfuerzos no eran ningún secreto de la gerente y el propietario. Cada vez más, sintieron el calor. Estamos preparados para una acción de masas a mediados de febrero, pero que ni siquiera tuvo que pasar por ello. Por el fin de semana del 9, casi la totalidad de las demandas de los inquilinos se habían cumplido. Varios aparatos rotos largo fueron finalmente reparar o cambiar. Las cucarachas fueron finalmente exterminados. El ascensor fue finalmente reparado. Y los residentes finalmente consiguieron asignan plazas de aparcamiento de nuevo.

Poner la campaña en espera trajo sentimientos encontrados. Claro, hemos ganado la mayor parte de ella, y ganamos lo suficiente para (al menos temporalmente) satisfacer la mayor parte de los inquilinos, sino mediante la concesión de nuestros deseos, la slumlord nos privó de la oportunidad esperada para lanzar una guerra económica contra su negocio de mala calidad. Pero dada la forma en que opera, con un poco de suerte nos dará otra oportunidad. Mientras tanto, otro grupo de personas que trabajan militantes han unido a la cadena telefónica SeaSol.

Accion Directa le hace pagar Chase Bank

Cuando un miembro de SeaSol desde mucho tiempo Neftalí necesitó dinero canadiense para un viaje a visitar su familia, fue a un sucursal de Chase Bank por el centro, cerca de su trabajo. Allí, lo que debía ser una transacción fácil se cambio a una pesadilla. Aunque vino preparado con su tarjeta de debito de Chase Bank y PIN, su licencia de conducir provisional pero valida y su licencia expirada, pero todo eso no fue suficiente. Él estuvo fastidiado, cuestionado agresivamente, y dicho que necesitó ir a su casa y traer su pasaporte para demonstrar su identidad- ¿o tal vez sea su status de inmigración? Neftalí, quien es ciudadano duelo de Los Estados Unidos y México, estuvo furioso con el tratamiento y demandó hablar con el gerente. Finalmente, le permitieron cumplir la transacción. El llevó el efectivo canadiense y salió en su vacación, pensando que ya se acabó todo de su experiencia horrible con Chase. Pero solo fue el principio. Pronto se dio cuenta que, a su susto, la hacina de billetes faltaba $1,000. Cuando volvió a Seattle Neftalí confrontó la administración de Chase sobre el dinero perdido. No creía a él. El pidió ver el video de la transacción, pero no le dejaron verlo, aunque admitieron que lo existió y que el cajero había roto la política del banco en la manera en que el dinero había dado a Neftalí.

En el 31 de mayo, Neftalí volvió al banco juntos con 30 otros miembros de SeaSol. Nuestra demanda: dar a Neftalí su dinero ausente, o mostrar el video que demontre su aserción que ya le había dado la cantidad correcta. Después pasó dos semanas sin contesta de Chase, empezamos ejercer presión. Cubrimos el área alrededor del sucursal con carteles avisando a sus clientes, “¿Dedicándose al Chase Bank? ¡Cuénteselo dos veces!”. Chase seguía bajándolos, entonces seguíamos reponiendo los carteles durante los próximos tres meses. Mientras nos pusimos de guardia a un piquete alrededor de el sucursal dos veces, extendimos la guardia a cuatro otros sucursales centrales de Chase. Los carteles empezaron llevar una foto grande del rostro del gerente. Chase todavía eligió no ceder, y empezamos buscar otras formas de ejercer presión a los oficiales en puestos más altos en la empresa. Cuando la cámara de comercio invitó al director regional del noroeste de Chase para dar un discurso a un evento para “jóvenes profesionales”, SeaSoleros estuvieron allí dando cartelitos a la muchedumbre y llevando anuncios mofadores imprimidos con su cara. Finalmente, después una acción ruidosa en varios sucursales del banco, el gerente del distrito planeó una reunión con Neftalí para discutir una resolución del disputo. El gerente quería reunir con Neftalí uno-a-uno atrás de puertas cerradas pero Neftalí insistió en llevar dos otros miembros de SeaSol para apoyarle. En la reunión, el gerente del distrito dio un discurso sobre como enojado el y sus colegas estuvieron sobre el conflicto y nuestras tácticas, y sobre como Chase no admitió ningún malhecho. Entonces dio a Neftalí un cheque de $1,000.

¡Gracias a todos que fueron partes de la acciones que llevó a cumplir esta victoria! Demostremos que cuando estemos unidos y determinados, aun enemigos gigantes como JPMorgan Chase no son invulnerables.